Envío GRATIS en pedidos mayores a $899

Atención al Cliente WhatsApp

Osteoartritis: causas, síntomas y tratamiento

La osteoartritis (OA) también es conocida como enfermedad articular degenerativa, artrosis o artritis por desgaste. Es una condición de las articulaciones que aparece con el tiempo y es la forma más común de la artritis. Generalmente se presenta en adultos mayores, pero también puede ser provocada por lesiones o como consecuencia de la obesidad.

La artritis y la osteoartritis son comúnmente confundidas ya que ambas son frecuentes tanto en hombres como en mujeres, y ambas provocan dolor y afectan una o varias articulaciones. Sin embargo, se trata de enfermedades distintas. La osteoartritis se presenta en 10% de los hombres mayores de 60 años, mientras en mujeres alcanza el 13%.

¿Qué es la osteoartritis y cuáles son sus causas?

Es una enfermedad de las articulaciones donde los tejidos de la articulación afectada se deterioran con el tiempo. Generalmente afecta más a los adultos mayores, ya que aparece de forma común con el paso de los años.

Las articulaciones son los componentes del esqueleto que permiten la conexión entre dos huesos y, por lo tanto, el movimiento. El cartílago, que posee colágeno y protege los extremos de los huesos, suele desgastarse con el paso de los años, dificultando el movimiento. Puede causar daños en cualquier articulación, siendo las de las manos, rodillas, cadera y columna vertebral las más comunes.

Por tal motivo, es fundamental contar con suplementos que tengan Péptidos de colágeno Bioactivos para aminorar la pérdida.

Síntomas de la osteoartritis

Frecuentemente los síntomas de la osteoartritis se desarrollan de forma lenta y empeoran con el tiempo. Estos incluyen:

  • Dolor: dolor articular en cada movimiento. Las articulaciones afectadas pueden molestar durante o después.
  • Pérdida de flexibilidad: posiblemente no sea posible mover la articulación en todo el rango del movimiento.
  • Sensibilidad al tacto: puede que la articulación se encuentre sensible al aplicar un poco de presión sobre o cerca de ella.
  • Hinchazón e inflamación: la hinchazón puede producirse a causa de la inflamación de los tejidos blandos de alrededor.
  • Rigidez: es más notoria al despertar o después de estar inactivo.
  • Sensación de roce en la articulación: posiblemente se perciba una sensación ruidosa al mover la articulación.
  • Osteofitos: los pedazos adicionales de hueso se forman alrededor de la articulación afectada.

Tipos de osteoartritis

Osteoartritis de rodilla:

Es el tipo más frecuente de OA. Puede clasificarse de dos formas:

  • Artrosis de rodilla primaria: se relaciona con el envejecimiento y la genética. Está ligada al desgaste de las diferentes partes que forman la rodilla.
  • Artrosis de rodilla secundaria: normalmente se produce por una lesión previa, como fracturas o lesiones de ligamentos. Afecta más a deportistas y personas que sufren sobrepeso.
  • Artrosis cervical o cervicoartrosis:

    Se produce cuando se lesiona o degenera el cartílago de las articulaciones de la columna cervical. Es más frecuente en personas mayores de 50 años. Algunas veces no ocasiona síntomas por lo que puede pasar inadvertida.

Artrosis cervical o cervicoartrosis:

Se produce cuando se lesiona o degenera el cartílago de las articulaciones de la columna cervical. Es más frecuente en personas mayores de 50 años. Algunas veces no ocasiona síntomas por lo que puede pasar inadvertida.

Artrosis de manos:

Es el segundo tipo de artrosis más común. Es muy visible ya que puede deformar los dedos, afectando la escritura. Su funcionalidad puede verse afectada, haciendo que la articulación quede un poco flexionada o desviada.

Artrosis de cadera:

Afecta la parte superior de la pierna. Su síntoma fundamental es el dolor que se localiza en la ingle y en la parte interna del músculo. En ocasiones, el malestar puede reflejarse en la rodilla.

Artrosis lumbar:

Se produce cuando el cartílago de las articulaciones de la columna lumbar se lesiona o degenera. En la mayoría de los casos no existe una causa específica, por ello se considera que aparece debido a factores genéticos y ambientales. El síntoma más frecuente es el dolor al mover o sobrecargar la lumbar, mismo que mejora con reposo.

Causas de la osteoartritis

El cartílago, el tejido firme y elástico que protege los huesos en las articulaciones permite que éstos se deslicen uno sobre otro. Cuando se rompe o se desgasta, los huesos se rozan, lo que provoca dolor, hinchazón y rigidez de osteoartritis. A medida de que esta avanza, se pueden formar espolones óseos o hueso adicional alrededor de la articulación, ocasionando que los ligamentos y músculos que se encuentran alrededor de la articulación se vuelvan más rígidos y débiles.

Otras causas de la osteoartritis son:

Herencia: suele ser una enfermedad que puede heredarse entre familiares. De acuerdo con estudios, existe una posibilidad de 50% a 65% de que los miembros de una familia hereden OA.

Sobrepeso: padecer sobrepeso aumenta el riesgo de OA en las articulaciones de cadera, rodilla, tobillo y pie. Esto se debe a que el peso extra causa más desgaste y ruptura.

Deportes: practicarlos implica un impacto sobre las articulaciones. Las torsiones o lanzamientos aumentan el riesgo de sufrir osteoartritis.

Fracturas: algunas fracturas o lesiones articulares pueden llevar a la OA.

Trastornos hemorrágicos: trastornos como la hemofilia (padecimiento donde la sangre tarda en coagular), que causan sangrado en la articulación.

¿Cómo se diagnostica la osteoartritis?

Para diagnosticar a un paciente con osteoartritis, el médico apropiado debe realizar un examen clínico, donde podrá revisar la articulación afectada y así detectará sensibilidad, inflamación, enrojecimiento o el estado de la flexibilidad. Para poder obtener imágenes de la articulación, se pueden realizar radiografías o imágenes por resonancia magnética (RM).

  • RM: no suele ser necesario realizar una RM para diagnosticar la artrosis, pero ayuda a proporcionar más información en casos complejos.
  • Radiografías: el cartílago no aparece en las radiografías, sin embargo, la pérdida del mismo se revela por el estrechamiento del espacio entre los huesos de la articulación.

Posterior a las imágenes que se hacen, los análisis de laboratorio (de sangre o líquido articular), ayudan a confirmar el diagnóstico.

Tratamiento para la osteoartritis

Los tratamientos para la osteoartritis dependen mucho de su fase y de la edad del paciente. Esta enfermedad no se puede revertir, sin embargo, se puede reducir el dolor y mejorar la movilidad.

Para cada etapa de la osteoartritis se recomienda un tratamiento diferente para aliviar los síntomas. Algunos de los tratamientos que se usan son:

Terapias:

Fisioterapia

Ayuda con ejercicios para fortalecer los músculos que se encuentran alrededor de la articulación, aumentar de nuevo la flexibilidad y reducir el dolor. Este tratamiento suele ser para osteoartritis aguda.

Terapia ocupacional

Ayuda a descubrir las mejores formas de hacer las tareas cotidianas sin poner estrés en la articulación afectada.

Medicamentos:

Péptidos de colágeno Bioactivos

Los medicamentos que contienen esta sustancia mejoran el estado de los huesos y articulaciones, ya que la hidrolización mantiene los aminoácidos del colágeno, y elimina los materiales no deseados.

Antiinflamatorios

Medicamentos como el ibuprofeno y el naproxeno sódico suelen aliviar el dolor de la artrosis. Al igual que la fisioterapia, estos benefician en caso de osteoartritis aguda.

Paracetamol

Ayuda a pacientes afectados con dolor moderado. Es importante tomar la cantidad recomendada por el doctor.

Duloxetina

Este medicamento está aprobado para tratar dolor crónico, como el de la osteoartritis.

Suplemento alimenticio

Auxiliar para problemas musculares y articulares Ajo y omega Reuma Artri 100% natural, con ingredientes reforzados como el ajo rey, cartílago de tiburón, árnica, entre otros, los cuáles presentan importantes beneficios para la salud. Este producto natural ayuda a disminuir dolores de articulaciones y musculares.

Cirugías e inyecciones:

Ácido hialurónico

En una segunda etapa, las inyecciones pueden aliviar el dolor. El cartílago desgastado a lo largo de los años se regenera con ayuda del ácido hialurónico e, incluso, con la condroitina.

Realineación de huesos

Una osteotomía puede ser útil cuando la rodilla se encuentra en estado grave de daño de un lado más que el otro.

Artroplastia

En caso de que el paciente se encuentre en la etapa 3 el daño suele ser grave, por lo que debe ser operado. La artroplastia es una cirugía de reemplazo articular, donde el cirujano quita las superficies articulares dañadas y las reemplaza con piezas de metal o plástico.

 

Es importante acudir al médico 

Cuando se experimenta dolor o rigidez persistente en las articulaciones. Sin embargo, es recomendable asistir con un médico de atención primaria al momento de notar el mínimo dolor. Él se encargará de dirigir al paciente con un especialista en trastornos articulares (reumatólogo). De esta forma, en caso de sufrir osteoartritis, se puede prevenir el aumento de etapa y tratar en el momento con los medicamentos y suplementos idóneos.

 

PRONAPRESA

"Porque prevenir es mejor que curar"

Visita nuestra tienda en línea https://pronapresa.com y encuentra los mejores Suplementos Alimenticios, Equipos para Spa y Aparatología para tu hogar o negocio a los mejores precios ¡Compruébalo

Escribir un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios se tienen que aprobar antes de que se publiquen.