Envío GRATIS en pedidos mayores a $899

Atención al Cliente WhatsApp

Lesiones deportivas: tipos, causas y prevención

Lesiones deportivas: tipos, causas y prevención
Las lesiones deportivas se refieren a cualquier daño físico que una persona experimenta mientras practica deportes o actividades físicas. Pueden ser causadas por una variedad de factores, como una mala técnica, un equipo inadecuado, una preparación física inadecuada o una falta de calentamiento antes del ejercicio.

Las lesiones deportivas pueden ser leves, como un esguince de tobillo, o graves, como una fractura ósea. Algunas lesiones pueden requerir tratamiento médico y rehabilitación prolongados, lo que puede afectar significativamente la capacidad de una persona para participar en deportes o incluso realizar actividades cotidianas.

Es importante abordar las lesiones deportivas de manera adecuada para minimizar el riesgo de complicaciones a largo plazo y prevenir lesiones recurrentes. Los tratamientos comunes para las lesiones deportivas incluyen el uso de hielo, compresión, elevación, fisioterapia y medicamentos para el dolor y la inflamación.

¿Cuáles son las causas de una lesión deportiva?

Entre las causas de las lesiones deportivas, las más comunes suelen ser las siguientes:

  • No calentar antes de realizar ejercicio.
  • Hacer un mal uso de material y equipamiento deportivo.
  • Tener una baja condición física.
  • Ejecutar los ejercicios de forma incorrecta, sin prestar atención a la técnica.
  • Sobreentrenarse.
  • No respetar el descanso deportivo.

Tipos de lesiones deportivas más comunes

Existen diferentes tipos de lesiones deportivas, pero estas son algunas de las que más se producen entre los deportistas.

Lesiones deportivas lumbares

El dolor lumbar es muy común en los deportistas. Y es que muchas veces, en la práctica de ejercicio, ya sea por sobrecarga o por una mala condición física, involucramos de forma incorrecta la columna vertebral y esta se resiente. En consecuencia, esto puede suponer lesiones en la zona a corto o a largo plazo.

Lesiones musculares

Suelen producirse por sobreesfuerzo físico, debido a movimientos forzados y por traumatismos. Algunas de las lesiones musculares más conocidas son las contracturas, las contusiones, los calambres musculares o las distensiones, entre otras.

Roturas óseas

Las fracturas son las más conocidas dentro de las lesiones óseas, pero también hay otras relacionadas con la sobrecarga que pueden terminar generando roturas.

Lesión de ligamento de rodilla

Las lesiones de ligamento de rodilla ocurren cuando se da un desgarro o rotura de los ligamentos. A partir de ahí, la zona se inflama y se genera un gran dolor. Ejemplo de ello es el esguince del ligamento lateral interno de rodilla, o del ligamento cruzado anterior o posterior.

Rotura del ligamento cruzado anterior 

Se produce en la zona de la rodilla y su síntoma principal es un dolor intenso en la rodilla, hinchazón e incapacidad para caminar. El tratamiento incluye una artroscopia de rodilla y el uso de ligandoplastia.

Tendinitis de Aquiles

Se trata de un tipo de lesión deportiva que se produce como consecuencia de una sobrecarga en el tendón de Aquiles, ese que conecta la musculatura de la pantorrilla trasera con los huesos del talón.

La tendinitis de Aquiles es una de las lesiones tendinosas más comunes. En este caso, debes saber que existen dos tipos: la tendinitis, que es la inflamación del tendón, y la tendinosis, que se refiere a las molestias y dolores en el tejido.

Cómo prevenir las lesiones en el deporte

Si bien es cierto que evitar el riesgo de lesión en el deporte por completo no es factible, si hay una serie de prácticas y recomendaciones que podemos seguir para reducir al mínimo la posibilidad de padecer dolores y molestias tras la práctica de actividad física. Estas son algunas de las indicaciones que debemos tener en cuenta para prevenir lesiones deportivas:

Calentar siempre antes de entrenar

Es indispensable hacer un buen calentamiento para que el cuerpo vaya entrando en calor de forma progresiva. Y es que, pasar de la inactividad a practicar ejercicios de mayor o menor intensidad, incrementa notablemente el riesgo de sufrir lesiones.

Volver a la calma gradualmente

Decíamos que hay que empezar a hacer directamente ejercicio sin pasar por la fase de calentamiento. Bien, pues lo mismo sucede a la inversa. Es decir, no deberíamos pasar de una actividad física intensa a parar de forma repentina. Por lo que, lo ideal es hacer una vuelta a la calma progresiva en los últimos minutos de entrenamiento.

No saltarse nunca los estiramientos

Tan importante es calentar antes de entrenar como terminar realizando una buena sesión de estiramientos. Esto permite que los músculos vuelvan a la calma y, obviamente, prevenir en gran medida la aparición de posibles lesiones.

Llevar un estilo de vida saludable

El ejercicio físico es un pilar fundamental para tener un estilo de vida saludable, pero como sabrás, la alimentación y la hidratación terminan de completar el combo perfecto para ganar en salud y en calidad de vida. Por ello, no olvides beber mucha agua y satisfacer las necesidades nutricionales.

Tratamiento de las lesiones deportivas

El tratamiento de una lesión deportiva dependerá del nivel de gravedad de la misma. Por ello, los profesionales en traumatología deportiva son los perfiles indicados para valorar cómo abordar cada molestia y aplicar la rehabilitación deportiva en cada caso.

A grandes rasgos, las lesiones en el deporte suelen corregirse con sesiones de fisioterapia, uso de hielo, prescripción de analgésicos y antiinflamatorios, mucho reposo y, en algunos casos, con tratamientos quirúrgicos, como en las luxaciones y las fracturas óseas, por ejemplo.

 

 

PRONAPRESA
"Porque prevenir es mejor que curar"
Visita nuestra tienda en línea https://pronapresa.com y encuentra los mejores Suplementos Alimenticios, Equipos para Spa y Aparatología para tu hogar o negocio a los mejores precios ¡Compruébalo!

Escribir un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios se tienen que aprobar antes de que se publiquen.